Categories
Reflexiones

Los dominios de primer nivel como seña identitaria

Mucho se ha hablado últimamente de la puerta que abrió ICANN (la entidad que gestiona los nombre de dominio de primer nivel) a la posibilidad de creación de dominios patrocinados (sTLD) que permitirían la creación de nuevos dominios de primer nivel como .sex, .berlin, etc.

La apertura se lleva a cabo después del éxito de los primeros dominios de nueva creación, entre los que se encuentra el  .cat que designa a la comunidad catalana.

A diferencia del .com, que se considera de ámbito mundial, los diferentes países tienen asignado un dominio de primer nivel que los identifica según un código de dos letras heredado de los servicios postales; la ISO 3166 (.es para España, .fr para Francia, .it para Italia, .no para Noruega, .co para Colombia, etc.)

Top Lavel DomainsAsí pues,  los dominios de primer nivel identifican grupos territoriales y/o culturales.

Pero como es bien sabido, no todo el mundo se encuentra cómodo en la división administrativa que le ha tocado vivir, porque cree que no la representa adecuadamente, o no se siente identificada con ella, o porque quiere destacar sus rasgos diferenciales.

En este sentido, desde tiempos pretéritos se ha intentado que ICANN admitiera nuevos códigos de dos letras, o reasignara aquellos que por estar utilizando una lista (la ISO 3166) que designaba originariamente territorios postales históricos (cuando el correo circulaba en cartas que debían llegar a los recónditos territorios de ultramar) ya no tenían ningún sentido administrativamente en la actualidad. (En 1996 IANA decidió permitir esa práctica, pero posteriormente revocó esta decisión)

Reivindicaciones como la de reasignar el .ct para la comunidad catalana en internet (que la Unión Postal tenia asignadas a una remotas islas) nunca fructificaron porque no contaban con el reconocimiento político del estado que las debía reivindicar.

Así que viendo imposibilitada esta opción, se opta por realizar una propuesta de dominio .cat cuando ICANN plantea la posibilidad de la creación de los primeros dominios de primer nivel patrocinados (sTLD)  asignándose finalmente del 16 de Septiembre de 2005 el dominio .cat para la comunidad catalana.

Y claro está, después del éxito conseguido por la iniciativa del dominios .cat, muchos otros se han apresurado a plantear sus propuestas de nuevos dominios en los que se sientan más identificados que el que administrativamente les corresponde.

Después del anuncio de IANA de abrirse a la posibilidad de nuevos dominios la lista de pretendientes que hacen referencia a identidades geográficas o culturales no ha parado de crecer:

Regiones

.africa: Africa (semejante al .eu o al reciente .asia)

.lac: Latinoamérica

.gal: Galicia

.eus: Euskadi

.cym (Cymraeg): Gales

.sco: Escocia

.bzh (Breizh): Bretaña

.eng: Inglaterra

.quebec: Quebec

Ciudades

.paris: París

.berlin: Berlín

.nyc: Nueva York

.bcn: Barcelona

Además de: Londres – .london, Atenas – .αθήνα (.athens), Tokio – .東京 (.tokyo), Túnez – تونس., Shanghai – .上海, Berlín – .berlin, Nueva York – .nyc, Lima – .lima, San José – .sanjose / .sanjosé, Hamburgo – .hamburg, Heidelberg – .heidelberg…

Algunas de las cuales ya han levantado controversias, como es el caso de la retirada de la propuesta del .bcn por considerar que entraba en competencia con el joven .cat.

Parece que atrás quedan aquellas épocas en que se usaban TLDs existentes para darles otros significados identitarios:

Regiones

.ca (Canadà): Cataluña

.eu (Europa): Euskadi

.as (American Samoa / Samoa Americana): Asturias -> turismo.as

.ma (Marruecos): Mallorca

.bz (Belice): Bolzano/Bozen (provincia Italiana)

.by (Belarus): Bayern/Baviera -> bayern.by

.ni (Nicaragua): Northern Ireland / Irlanda del norte

.sh (Santa Helena): Schleswig-Holstein

Ciudades

.bi (Burundi): Bilbao -> bilbao.bi

.gi (Gibraltar): Gerona/Girona -> ajuntament.gi

.to (Tonga): Toronto

.lv (Latvia/Letonia): Las Vegas

.li (Liechtenstein): Long Island (Estados Unidos)

Y que claramente eran un indicador de esta necesidad de diferenciarse también en el mundo digital.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.